Machuca en Francia

Los teatros tenían nombres maravillosos, incluso poéticos: la Azteca, el Teatro Eléctrico, el Mayan, el California, el Roosevelt, el Mason y el Millón de Dólares.

Pero aunque muchos de ellos han desaparecido, las películas en las que se especializaron durante décadas son al estilo “Brigadoon”, haciendo un sorprendente regreso en toda su gloria para mostrarnos, aunque sea brevemente, lo que nos hemos estado perdiendo.

Los Ángeles ha sido muchas cosas cinematográficas, pero una de las más importantes es una de las menos conocidas: los 30 años en que una multitud de cines del centro funcionó como “la capital indiscutible de la cultura cinematográfica latinoamericana en Estados Unidos”.

Aquí mostramos lo mejor de  un programa llamado “Recuerdos De Un Cine En Español: Latin American Cinema in Los Angeles, 1930-1960”.

Comenzando con una proyección del clásico mexicano de 1946 “Enamorada” (Mujer enamorada) mostramos 37 películas en español.

Nada menos que ecléctico, la serie tiene películas de Cuba, el primer largometraje sonoro puertorriqueño de la historia (1934 “Romance Tropical”), un grupo de Argentina y un puñado de películas en español hechas en Estados Unidos para el mercado sudamericano.

La película argentina más conocida es “Los Tallos Amargos” de 1956, que fue proyectada en una película poco común. Largos pensamientos perdidos y una leyenda tanto para los fanáticos del cine negro como para los directores de fotografía (se incluyó en la lista de “Best Shot Films”de la revista American Cinematographer), esta inquietante historia de una estafa que salió mal se casa con un impresionante trabajo de cámara con una inusual e inquietante partitura de Astor Piazzolla.

Argentina, por ejemplo, nos regala dos cantantes de fama internacional, Carlos Gardel y Berta Singerman. La hermosa voz lírica de Gardel, suave, sincera y seductora, aparece en “El Día Que Me Quieras” de 1935, publicado justo antes de que el cantante muriera en un accidente aéreo.

Singerman, un argenino nacido en Rusia que también actuó en Yiddish y recorrió el mundo dando recitales dramáticos al público de tamaño de un estadio, protagoniza “Nada más que una mujer”. La trama ni siquiera es creíble, pero cuando Singerman se lanza a una de sus rítmicas, rítmicas y fascinantes presentaciones vocales, no querrás perderte una palabra.

De México viene quizás la estrella latinoamericana más grande de todas, Cantinflas, en su película de 1940 “Ahi Esta Esta El Detalle”. Un sinvergüenza que habla rápido con energía para quemar y una forma de hablar que desafía la traducción correcta, puedes ver por qué se volvió enorme incluso si no hablas el idioma. Su carisma de gorrón es contagioso:”Si el trabajo fuera bueno”, le dice a su novia,”los ricos lo habrían acaparado y sólo ellos trabajarían”.

No es de extrañar, dada la proximidad del país a Los Ángeles, que las películas mexicanas dominaran los céntricos cines y esta serie. Incluidos son muchos de los años 30 y 40 del Siglo de Oro del cine mexicano que exhiben grandes talentos delante y detrás de la cámara.

Mientras que muchas de estas películas son sin disculpas, melodramáticas, pobladas por hombres intrigantes y mujeres que sufren, también están excepcionalmente bien ejecutadas e infundidas con un inconfundible espíritu nacionalista.

En la vanguardia de esa época dorada estaba la poderosa combinación creativa del enérgico director Emilio Fernández y el magnífico cineasta Gabriel Figueroa, un equipo representado por varias películas espléndidas.

El más conocido de todos ellos es “Enamorada”, un cuento de la Revolución Mexicana inspirado en, de todas las cosas,”La fierecilla domada” de Shakespeare.

El triunfante populista general Reyes (interpretado por Pedro Armendariz y que se dice inspirado por Pancho Villa) se enamora de Beatriz, la hija del hombre más rico de la ciudad, interpretada por María Félix, alias “el rostro más hermoso de la historia del cine mexicano”.

Las chispas vuelan, por supuesto, pero el final, aunque sugerido por la final de Gary Cooper/Marlene Dietrich en “Marruecos”, es sin embargo un punto de inflexión visual en manos de Figueroa.

También se inspira visualmente el “Salón México” de 1948, un ejemplo del género específicamente mexicano de las peliculas de cabareteras,”películas de salón de baile” sobre mujeres buenas que llegan a fines inmorales. La mujer aquí presente está decidida a pagar el elegante internado de su hermana menor, pero no esperen que termine bien.

Una tercera colaboración de Fernández/Figueroa es la de 1940 “María Candelaria”, un melodrama que ganó un premio en Cannes y fue un escaparate para Dolores del Río, una de las pocas estrellas nacidas en México (Ramón Navarro fue otra) que abandonó Hollywood para florecer en casa.

La gran película de la serie Del Rio es “La Otra” de 1946, donde hace un buen trabajo con un papel dual, interpretando a hermanas gemelas idénticas en un dramático drama de celos, resentimiento y asesinato. “Si Garbo es una mujer que se convirtió en diosa”, escribió el novelista mexicano Carlos Fuentes,”Dolores del Río es una diosa que se hace mujer”.

En La Palma de Tu Mano (en la palma de la mano) se centra en un adivino falso, capaz de tener su propio letrero de neón, que se encuentra con su pareja en una viuda adinerada. La película fue nominada por 11 Ariels, el Oscar mexicano, y ganó ocho, incluyendo la mejor película y director de Roberto Gavaldon.

Si todo este melodrama te está desanimando, dirígete a “Dos Tipos De Cuidado” de 1952. Un ejemplo de comedia ranchera, comedias musicales basadas en la vida rural, esta película de gran espíritu cuenta con dos de los mejores talentos del canto mexicano, Pedro Infante y Jorge Negrete. Pueden darse el uno al otro dolor mientras cantan sobre diferencias románticas, pero no se preocupan.